lunes, 26 de diciembre de 2016

No somos los mismos de ayer



Intento rodearme de cuestiones que regocijen mi espíritu vapuleado, luego de un año de caídas y vuelta a levantar. Golpe a golpe, beso a beso, me reconstituyo como un ser que aún no perdió la fe. Intento recuperarla día a día con el afecto de la gente que me rodea. No toda por supuesto. No toda la gente te rodea. No toda la gente te afecta. No todos son afectuosos con uno. No tienen por qué serlo.
Mientras, uno camina. Va buscando. Buscando un sitio donde sentirse uno mismo. Sin más influencias que el propio deseo. Focalizando en lo importante. “Lo importante”. ¿Qué es lo importante? Entre tanta confusión se desdibuja. Entre tanta miseria espíritu por la búsqueda de lo material se desvanece.
Hay un muro en Facebook que dice que no nos vamos a llevar nada al cajón mas que a nosotros mismos y lo que fuimos y lo que dejamos de ser. Está plagada de frases el Facebook. De frases que quedan en la virtualidad. ¿Las llevamos a cabo o quedan en esa pantalla que nos atrapa sin más y no nos deja llevar a cabo eso que nos dice porque nos quedamos mirando un pedazo de plástico con un minitelevisor plagado en colores virtuales que no nos permiten ver lo que sucede ahí mismo, donde estamos parados?
Hay un bar que se regocija no tener wi fi para que la gente se anime a conversar. Después de todo, nos comunicamos a través del habla ¿no? “Besos por celular”, adelantaba la canción de Divididos.  A ver que nos decía “Spaghetti del Rock”:

Pistones de un curioso motor de humanidad
resortes viejos de este amor que va.
Memoria hostil de un tiempo de paz sin paz.
Narices frías de una noche atrás.

Besos por celular
las momias de este amor
piden el actor de lo que fui.

Pantalla de la muerte y de la canción,
proyectos de un nuevo spaghetti del rock.
Cíclope de cristal devora ambición,
vomita modelos de ficción.

Remontar el barrilete en esta tempestad
sólo hará entender que ayer no es hoy
que hoy es hoy y que no soy actor de lo que fui.

Besos por celular
las momias de este amor
piden el actor de lo que fui.

Remontar el barrilete en esta tempestad
sólo hará entender que ayer no es hoy
que hoy es hoy y que no soy actor de lo que fui.

Obvio que no. No somos los mismos de ayer.


martes, 11 de octubre de 2016

Canas



Vienen arbitrariamente
Vienen a usurpar tu mente
Creo que tienen una sola virtud
Silenciar la juventud
Son las que te piden el aerosol
Para aniquilar los piojos
Pero nunca los vas a exterminar
Porque siempre están las liendres
Que huevo a huevo se resisten
Al veneno de la serpiente

Canas en tu cabeza
Se acabo lo que se daba
Canas sobre la mesa
Ya se empieza a hablar pavadas

También apuntan a tu pecho
Porque creen que tienen el derecho
Fue un tiempo rápido y caótico
El arma de seducción y de hecho
Tajo a tajo fueron creciendo
Se alargaron con el tiempo
Hoy no son más que la cruda verdad
Que la que ellas crearon
Una sensación de viejas costumbres
Una sensación de muerte
La vida ya no es más una absurda herida
Ni una realidad tan burda

Canas que se fueron, empieza la vida eterna
Canas que murieron, subamos las banderas

sábado, 24 de septiembre de 2016

Amor y muerte




Los estados de ánimo de una persona varían según los casos. Generalmente, el amor es el factor decisivo en la escala nerviosa del hombre. “Nerviosa”, en lo que concierne a lo sentimental y no a lo científico.
La intención de esta inspiración vaga acerca del amor no intenta tocar los terrenos de la psicología, de la ciencia exacta o de algún otro conjunto de pensamientos sistemáticamente organizados. Otra cosa: estamos hablando del amor de pareja, el más frágil, el más sutil, el que más filo tiene al momento de cortar.
El amor va mucho más allá de la organización y de los sistemas. Es el enemigo acérrimo de la razón y los tecnicismos; y hay veces que lo es de la inteligencia.
El amor es muy caprichoso. Con frecuencia, quiere cumplir el papel que le fue encomendado a la muerte. Casi siempre lo logra. Y a eso se le llama vulgarmente, “morir por amor”.
La muerte se arregla para hablar con el amor. Complotan sobre algún melancólico enamorado. Negocian, charlan, se ríen y cuando cada uno se va por su lado, lloran sin consuelo. Ninguno de los dos fue auténtico. El amor lo intentó. Pero sabe que ante la muerte, la mentira es la verdad. Y que el bien y el mal definen por penal, como escuchó por ahí. Sin embargo, nunca lo van a demostrar.
Algunas personas sostienen que el amor es siempre lindo, que es todo color de rosa, que van corriendo dos ilusionados por el monte, agarrados de la mano.
Muchos testigos enfatizan que no es así.

sábado, 30 de julio de 2016

Charlas con la Biblia




Si ella tuviera el tupe de contestarme. Pero no. Es un libro ciego y unidireccional que, supongo yo, castiga a quien lo pone en cuestión. Pero que admiración de los que realmente creen y tienen fe en algo

 Que ganas de joder con contestarle a la Biblia. Que escándalo para los creyentes. Pero no puedo dejar de hablar con ella. Es un libro sagrado del cual le tengo tanto respeto que no la quiero dejar con la palabra en la boca. Por eso digo en varios de sus pasajes: Es cierto la parte en la cual el juzgamiento de una persona será determinante para juzgar a quien juzga. No por eso hay que omitir juzgar sino se juzga con la misma vara a todo el mundo. La vara se trata de la condición humana.
Un pasaje que se llama “el resumen de la ley” habla acerca de un mensaje de solidaridad que dista mucho de la práctica: “todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos”.
Jesucristo era un personaje de la historia antigua que creó otra visión del mundo. Fue revolucionario su mensaje de amor. Lo llamaban El Mesías y así lo consideraban. “Salvador enviado por Dios y anunciado por los profetas para liberar al pueblo de Israel del orden establecido”, dicen de la definición de Mesías.
Salvador. Tenía toda la carga de salvar. Honrar a su padre y a su madre, precepto para no contradecir una tradición que ha querido ser impuesta a la fuerza.
Los mayas, una de las tantas comunidades aborígenes, tenían un calendario perfecto; en él se anunciaba la llegada de 9 guerreros a la Tierra. Uno de esos guerreros era el guerrero del amor: Jesús.
Los militares católicos que usurparon el poder en la Argentina en marzo de 1976 se tomaron muy en serio un pasaje de la Biblia (NuevoTestamento), que arengaba a atar con una piedra al cuello y hundir en el fondo del mar a quienes contradigan a los discípulos de Jesús que intentan tener una “infancia espiritual”: tener espíritu de sencillez y simplicidad y alma de pobre. Cuánto peligro irradiaba de las sagradas escrituras para quienes tomaban los mensajes al pie de letra y, a raíz de ello, eran capaces de matar con tal de que se cumplan dichos preceptos. Cuanta parábola perversa que contienen algunos de sus pasajes si nos detenemos un segundo a pensar qué fueron de sus aplicaciones a lo largo de la sangrienta historia en nombre de dios. De un dios de una determinada religión.
En otro de sus pasajes, invita a cortarse las partes del cuerpo que nos invitan a pecar o que, literalmente, “son ocasión de pecado”.
Otra parte de la historia no oficial nos invita a reflexionar sobre el color de la piel de Jesús. Obviamente que esto no conlleva relevancia alguna para quienes los seres humanos son todos iguales ante los ojos de dios. Pero en este caso, hay una parte de la historia que muestra a un Jesús moro, con rasgos de medio oriente o árabes. Sin embargo, en algunas pinturas y esculturas l han querido mostrar de aspecto angelicalmente rubión y de ojos celestes, cual si el mentor de las imágenes e iconografías canónicas fuera soldado de Hitler. Lo quieren hacer pasar como hombre de una presunta “raza superior” o ario y aparentemente era moro. Pero bueno, ironías de la historia.
Lo más parecido a un nazi que tenía Cristo era su aborrecimiento por los comerciantes o mercaderes del templo. Hay una anécdota donde a Jesús se lo muestra ofuscado. Una de las pocas veces en que se ve la imagen de un Cristo ofendido. Porque la figura que se muestra es de un tipo paciente, que da un mensaje de paz, comprensivo. En este caso no. Fue cuando derribó violentamente las mesas de los cambistas y vendedores de palomas que permanecían apostados en el templo, un símbolo de lo escandaloso que resultaba lucrar en la puerta de un templo.
Si hoy viviera que haría con quienes lucran con sus imágenes en las santerías que yacen en la puerta de las iglesias.
“A nadie en el mundo llamen Padre, porque no tienen sino uno: el padre celestial”, dijo alguno de sus discípulos que dijo Jesús. Los más creyentes ven a un sacerdote y le dicen “padre”, como si fuese la fiel representación de Jesús en la tierra.
Espero que no sea ofensivo para quienes profesan y tienen la virtud de tener fe en esta religión que manipula con la culpa. No es falta de respeto. Son preguntas que uno se va haciendo cuando contrasta la teoría con la realidad de las cosas. Cuando lo real tiene un dinamismo tan gigante que la teoría acerca de ella que elaboramos hoy, ya es vieja y vetusta mañana. 

miércoles, 22 de junio de 2016

El libro de la nueva alianza y las prioridades del hombre




Al leer la Biblia uno se da cuenta que tiene algunos pasajes medio perversos. Y otros que no tanto, que pueden despertar el amor fraternal entre los hombres.
Fue toda una revelación la aparición de aquel hombre barbudo que asesinaron a los 33 años. Sin embargo, sus discípulos se han encargado de reproducir algunas de sus palabras: una copia fiel supuestamente. Porque las copias que no convenían posteriormente a la iglesia la dejaban de reproducir. Ya existía el recorte de la realidad según intereses.
Por ejemplo. Entre los tantos silencios eclesiásticos (muertes en defensa del cruicifijo) el vientre de María Magdalena (la novia prostituta de Cristo). Lejos de ser una prostituta de la época, era quien llevaba por mal camino al nazareno. Pero a la vez era la mujer que Jesús amaba. Con quien compartía una herencia humana. Se llamaba Sara y era la hija de Jesús. Lo único que se sabe es que creció en Francia.
Uno de los tantos pasajes perversos de la Biblia es cuando Jesús le habla a una congregación humana y les decía que antes de cometer adulterio habrá que arrancarse los miembros que desean a esa mujer no correspondida. ¿Se imaginan cómo andaríamos hoy por el mundo no? “El que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio”, dicen que decía mientras tocaba el tema del divorcio el salvador de la humanidad.
Un impronta de buena hermandad entre la “civilización” es su afirmación: “amen a sus enemigos”. Aquí se asemeja a la filosofía oriental, no a la occidental y cristiana, que promueve el respeto profundo por el enemigo. Algunos pueblos de oriente. No todos. Lo muestra muy bien la película El Último Samurai que esa es una enseñanza valedera  quien en este momento está llevando a cabo una guerra sangrienta contra su enemigo de moda: Medio Oriente. Sadam ahorcado y toda la troupe talibán que no olvida así nomás. Gran desastre mundial se avizora.
Los pobres tienen que estar contentos porque su dicha esta en el cielo.  La gente muere desnutrida y muy lejos de la alegría.  Chicos con las costillas al aire es difícil que se rían de semejante situación. En nuestro país, la desnutrición que nos pegó fuerte en Tucumán.
Católicos, díganme. ¿Cómo hace para sonreír un pibe que muere de hambre? ¿No es sarcástico su discurso? ¿Cómo pretenden que un niño sonría si no tienen ni un pedazo de pan de cristo para llevar a la boca? ¿Por qué siempre se habla de luz eterna si lo que mejor hacen es ocultar los casos de abusos  sexual que cometen sus fieles? ¿Siguen siendo fieles? ¿Por qué torturan a sus mensajeros con el voto de la castidad? Lo blanco sobre negro. Lo negro sobre blanco. Hitler y Sadam Husein. El sol y la luna. El día y la noche. Eternas compulsas.
Contra el politeísmo, la religión católica ha sido intolerante hasta el más aberrante crimen. “No se puede servir a dios y al dinero”. Palo en la cabeza a los judíos que realizan un holocausto contra Palestina mientras hacen mucha plata.
la pregunta contradictoria que se responde a sí misma: “¿No vale más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? La vida se alimenta de la comida. El cuerpo, para que se protege, se viste con ropa. Estas patéticas aclaraciones parecen que se le está explicando a un niño que recién sale a la vida y se cuestiona todo. Pero vale la pena aclararlo para acordarse en medio de las confusiones diarias acerca de las prioridades del hombre.

11152 visitas al 20 de marzo de 2017