jueves, 26 de diciembre de 2013

La enseñanza del verdulero


Cuantas deudas tenemos con nuestra tierra. Cuanto saqueo, guerra, violencia. Cuanta falta de conciencia en torno a la utilización que la Pacha Mama nos brinda como si fuera una madre que nos da la teta y que después de crecidos, cometemos una matanza sistemática contra ella. Torturándola, contaminando sus entrañas, sacudiéndola con violencia inusitada. Todo para conseguir lo que nosotros queríamos. Tener , tener , tener, acumular.

Los cambios climáticos este último verano son preocupantes, realmente. Un verano que nace y no se sabe cuando muere. Los días de calor vienen con delay, con un retraso inesperado y se van cada vez más tarde. Gestionando en ese interín altísimas temperaturas que ni los propios aires acondicionados no alcanzan a paliar. Semanas de alertas naranjas y rojas en la televisión. Aunque para la televisión todo sea alerta. Es el cuento del pastorcito mentiroso. Mentía que venían los lobos y cuando dijo la verdad no le creyeron y le costó la vida. La tele nunca se sabe cuando miente. Para un descreído como yo miente siempre. Para un tipo que se come todas las voces, es la biblia y, desde allí opina y vota, después. Quejándose de los negros de la villa que votan. Y que no tendrían que tener derecho para hacerlo, tal como los presos. Ellos se piensan que votan a conciencia. Quienes piden voto  calificado son los menos indicados para votar porque se quedaron en la edad media. Pero eso es otro tema.

Volviendo a los tremendos cambios climáticos. A ello se le suma la falta de agua y de luz. Un verano sin luz ni agua es lo que más se asemeja a vivir al lado de un volcán sin un charco de agua cerca y sin electricidad para que el ventilador te tire aire caliente aunque sea. Ya no hablamos de aire acondicionado en las villas. Imagínense el hacinamiento de esa gente en medio de ese calvario.

Bien. ¿Qué ha hecho el hombre para que vivamos esta seudoagonía popular? “El hombre” es muy abarcativo. Su cultura son varias. La cultura que se encargo de esto miró para el otro lado mientras se llenaba los bolsillos. La cultura no. Una de las tantas culturas que ostenta el vasto ser humano. La cultura de la acumulación por la acumulación misma. De la competencia a rajatabla, al costo de vidas. Sin embargo, hay otras culturas que valoran a la Pacha Mama.

Las constituciones de Bolivia y Ecuador se han hecho eco de este gran problema que es el medio ambiente y han involucrado a la Pacha Mama (Madre Tierra) como continente de los demás derechos, cosmovisión emergente que valora la vida y que es la respuesta de las comunidades aborígenes de Latinoamérica mostrando un paradigma de “buen vivir”. Zaffaroni así lo expone en La Pachamama y El Humano, una de sus últimas obras.

La cuestión es esa. Que haya una respuesta, aunque sea incipiente. Esto no se trata de pensamientos y reivindicaciones de tal o cual partido político o forma de vida primitiva. Se trata de un asunto que concierne a toda la humanidad y que cada vez preocupa más. La falta de recursos escasos. Que el planeta está desperdiciando en suntuosidades. Pero el planeta no se maneja solo. Lo manejan quienes tienen el poder para hacerlo. El tema es apelar a la conciencia de ellos y decirles que tarde o temprano, por más que se metan a vivir en una burbuja, la luz del sol es tan intensa que una burbuja es una hoja de calcar para sus iluminados.

 

lunes, 23 de diciembre de 2013

Arquitectos de sus propios sueños

¿Por qué hay políticas preventivistas en materia de seguridad? ¿Por qué no las hay en materia de salud y educación? Dos pilares fundamentales en el funcionamiento de una democracia participativa.
Hace un tiempo leí un artículo sobre violencia juvenil. Gente opinando que está bien que gasten presupuesto en seguridad. Que estos pendejos de mierda tienen que tener un límite. ¿De qué tipo de límites estamos hablando?
La misma moneda con la que se expresa “estos pendejos”. La violencia. Combatamos violencia con más violencia. ¿Por qué? La violencia se ve desde el jardín en los chicos. ¿Cómo puede ser si un bebé no nace violento? ¿Qué les pasa a nuestros pibes? ¿Qué ejemplo les estamos dando? Un padre que quiere que su hijo sea Messi y le grita en la cancha que lo baje de una patada a su rival. Por poco se le sale la vena del cuello. ¿Por qué tanto desencaje?
Totalmente sacado, un chico le pega una trompada a otro que lo miró “mal”. No le importó el motivo. Pero se la puse.
No hay noción de la otredad. Encerrados en un supramundo virtual todo es superficial. Al estar en veinte lugares a la vez no están en ninguno. No hay profundización y hay una apariencia de evasión al sufrimiento. Por supuesto que la velocidad es fast food. Descansar es perder el tiempo.
La falopa sirve para despertar a 15 centímetros de la realidad. El alcohol símil al agua. Bebidas energizantes ayudan a no pensar ni a descansar. Para no perderse nada. Sólo el control. El autocontrol. Excitación, violencia, histeria, peleas callejeras, discusiones ultraidiotas, tolerancia cero al diferente, discriminación hasta el suicidio. Nulo espacio de diálogo. Mucho menos de debate. La crítica constructiva en manos de criticones destructivos. Puteadas, insultos, gritos, rebeldías sin una puta causa, fiel reflejo  y emulación del majestuoso lugar que ocupa el dictador plasma. Falta de proyectos. Poca o nula visión de futuro. Imperio del presente. Cero previsión.
Bienvenidos al mundo adolescente. Hoy así. Mañana vemos. Las hormonas a punto de estallar y el impulso como ley. La etapa de la construcción de la identidad. Difícil rompecabezas ante la infinidad de estímulos que viven a diario.
Solución: ¿más violencia? ¿Parámetros orientadores traducidos en una vía cuya descarrío conduce electricidad?  La Naranja Mecánica de la educación es un ejemplo que no hay que repetir. Nos sobran los motivos para creer que eso no conduce a nada. Es más le imprime más violencia.
Que esta navidad y año nuevo se pase realmente en paz. A los besos y a los abrazos. Es mucho más lindo que andar por la vida cagándose a trompadas con el riesgo de morir. Porque ahora es hasta que la muerte los separe. Diez contra uno. Doce contra dos. Basta de violencia.
Por último, la culpa no es de los chicos violentos. ¿En qué contexto se criaron esos pibes? ¿Qué ejemplo doméstico tuvieron? Volver a confiar en la vida y construir el futuro de oasis que se imaginaron. En eso tendrían que ocupar sus cabezas. Que se sientan arquitectos de sus propios sueños.
Humilde opinión diría una gran persona.




miércoles, 18 de diciembre de 2013

Muerte socrática (última entrega)


La Colección de Arengas en el Foro de su hermano Manuel describe que “…el Dr. Moreno vio venir su muerte con la serenidad de Sócrates…” Estas expresiones hacen pensar sobre una muerte prevista y planeada, además de las posteriores declaraciones que el mismo Manuel hace en 1812 en Vida y Memorias de Mariano Moreno, sobre un supuesto envenenamiento.

No era necesaria tanta agua para apagar tanto fuego. Con un vaso de agua que contenía una dosis excesiva de emético (4 grs de antimonio por el capitán del buque inglés) bastó para que el héroe de la Revolución de Mayo se recostase en el piso y aguardase a su muerte a los tres días de la digestión del veneno.

En ese convulsivo y agonizante lapso, pidió perdón a sus amigos y enemigos por todas sus faltas. Y finalmente, murió el 4 de marzo de 1811, en Alta Mar. Iba hacia Inglaterra en misión diplomática disfrazada de exilio. Es lo que comenta Eduardo Luis Duhalde y el profesor Alén, de la cátedra de derecho a la información, en un homenaje al compromiso. Aseguran las crónicas que cuando murió, lo envolvieron en una bandera británica. Posteriormente a este desagradable acto para quienes se jactaban de ser tan patriotas, lo arrojaron al océano. A las cinco de la tarde. Cuando caía el sol. Cuando se apagaba el día. Cuando era tan difícil apagar tanto fuego con el agua.

Nueve meses más tarde, su mujer María Guadalupe Cuenca se entera de que es en vano el esfuerzo de que le siga enviando cartas a un muerto. paradójicamente, las cartas que envió, nunca fueron leídas por las pupilas de Moreno. Nunca llegaron a su correcto destino.

Nueve meses antes de su muerte, se había gestado la Revolución de Mayo, con la que tanto sudó y colaboró en pos de tener la primera identidad como patria. El quería más que eso. Los cipayos del poder no. Quienes festejaron con pompas y regalos de camaradería los triunfos de un Moreno agotado que estaba en contra de la repartija de esos privilegios tan augurados por Cornelio Saavedra.

Borges escribió tantas cosas. Una de ellas se hizo canción. La Milonga del Muerto. El Cuarteto Zupay, que le canta a la Memoria del Pueblo, reversiona este tema en una versión imperdible que cae como anillo al dedo para Mariano Moreno y otros tantos como él cuyos ideales y sueños les valió la vida. Termina con un recitado: “…su muerte fue una secreta victoria. Nadie se asombre de que me de envidia y pena, el destino de aquél hombre…”

lunes, 9 de diciembre de 2013

Moreno en los apuntes de la secundaria: La disciplina de Billiken


La bibliografía escolar sobre un mero secretario de una Junta es escasa. Salvo algunas excepciones, en las que la mayoría de las entidades educativas forman una idea muy lejana de la realidad, como es su costumbre. O peor, evitan sus ideas revolucionarias  que hicieron tambalear un statu quo reinante.

Por ejemplo: las ideas acerca de la doctrina de la revolución son variadas. Muchos autores hablan de eso. Destaquemos tres: Felipe Arana, Juan Bustinza y Hugo Wast. Afirman que la Revolución de Mayo se nutre de doctrinas liberales francesas. Como las de Rousseau y su Contrato Social.  José Luis Romero apodó este hecho histórico como “convulsión social”. Por otro lado, se recuerda la censura que imperaba en la época. Se puede leer en las mismísimas palabras del mismo Moreno: “…raros tiempos de felicidad éstos, en los que se puede pensar lo que se quiere y decir lo que sse piensa…”. Estas palabras se publicaban en su creación periodística: La Gazeta. Como prueba empírica, se puede mencionar los 200 ejemplares del Contrato Social, traducidos al español por Moreno, que fueron quemados públicamente. Este hecho fue posterior a la revolución.

La censura que imperaba en un Virreinato que fomentaba la ignorancia de las masas, sumado a la escasa circulación de obras “herejes” para este sistema opresor, fue insuficiente para la tan mentada “convulsión social”. La duda que aqueja no es la de la tesis de Romero igualmente. Sino la de Hugo Wast, apodo con que se autobautizó Gustavo Martínez Zuviría. Este personaje sostenía que Moreno era un agente británico, paranoico, empachado de teorías europeas. Esto fue dicho en 1960, en el libro Año X, un libro filofascista que deja mucho que desear a la historia del análisis histórico y queda como los dioses con el reduccionismo. 

Un poquito más sutil, con un tanto menos de arrogancia y un tanto más de respetuosa inteligencia, lo enseña Felipe Arana en un análisis groussaquiano. Afirma que “desconocía totalmente las ideas económicas que en esos momentos estaban en vigencia”. Como fiosiócrata quesnaysiano decía que “introducir mercaderías inglesas no era un mal negocio como se decía sino que era un bien pues los criollos podrían imitar la buena producción británica…”. Podría haber escrito para Clarín tranquilamente este Arana. Una solución europea para los problemas argentinos en el afán de imitar modelos foráneos. Nunca un cerebro con sangre nativa para construir un paraíso latinoamericano. Nunca una identidad. Nunca un pensamiento original y libre. Lo más triste es que así se lo transmitieron a los pibes en las aulas. Con silencios. Con ocultamientos de quienes murieron por un mundo menos peor. Con mentiras, con intereses que no revelaban. Con Billiken “disciplinando” la pendejada. Feliz día de la democracia.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Representación de los Hacendados y Labradores


Las preocupaciones económicas que se le atribuyeron a Moreno pasaron por este manifiesto a favor del libre comercio, según la historiografía de corte liberal, que fue puesto en duda hasta su autoría.

Paul Groussac dijo que Moreno no sabía economía. Miguel Ángel Scenna afirma que nunca pretendió ser un economista. Lanata dice que La Representación de los Hacendados se relaciona con la firma inglesa Dillon y Thwaites, que pide al virrey Cisneros la libre introducción de mercaderías.

En palabras de Lanata: “…Inglaterra había condicionado su ayuda a España para pelear contra Napoleón al hecho de que se aceptara el librecambio en la península. Los hacendados y labradores acudieron al estudio jurídico de Moreno, el más prestigioso de Buenos Aires, para que elaborara su defensa. Moreno preparó el escrito con el tono de un abogado que defiende a su cliente, no como quien elabora un plan de gobierno…”

Vicente Sierra llama “error de fondo” llamar a este documento como el pilar inicial del liberalismo económico argentino.

Pero qué mejor que escucharlo a Moreno mismo. En 1809 escribe en La Representación de los Hacendados a “la imperiosa Ley de  Necesidad ceden todas las leyes, pues no teniendo éstas otro fin que la conservación y bien de los estados, lo consiguen con su inobservancia, cuando ocurrencias extraordinarias la hacen inevitable. Esta máxima…arma al magistrado de un poder sin límites para revocar, corregir, suspender, innovar y promover todos aquellos recursos que en un orden común están prohibidos, pero que en la combinación de circunstancias imprevistas se reconocen necesarios para sostener la seguridad de la tierra y bien de sus habitantes…”

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017