lunes, 17 de noviembre de 2014

Cuando la realidad social supera la ficción política

“El obrero es el más pobre cuanto más riqueza produce. Cuanto más crece su producción en potencia y volumen. El trabajador se convierte en una mercancía tanto más barata cuanto más mercancías produce. La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. El trabajo no sólo produce mercancías; se produce también así mismo y al obrero como mercancía y justamente, en la proporción en que produce mercancías en general. Este hecho, por lo demás, no expresa sino esto: el objeto que el trabajo produce, su producto, se enfrenta a él como un ser extraño, como un poder independiente del productor.
El producto del trabajo es el trabajo que se ha fijado en un objeto, que se ha hecho cosa. El producto es la objetivación del trabajo. La realización del trabajo es su objetivación. Esta realización del trabajo aparece en el estadio de la Economía Política como desrealización del trabajador, la objetivación como pérdida del objeto y servidumbre a él, la apropiación como extrañamiento, como enajenación”.

Marx, Karl; Manuscritos.

Lucidez analítica acerca del trabajo

“A los representantes privilegiados del trabajo nervioso corresponden todos los beneficios, pero también todas las corrupciones de la civilización existente. Hacia ellos fluyen la riqueza, el lujo, la comodidad, el bienestar, las alegrías familiares y el disfrute exclusivo de la libertad política, junto con el poder para explotar el trabajo de millones de obreros y gobernarlos a voluntad en aras del propio interés, es decir de todas las creaciones, todos los refinamientos de la imaginación y el pensamiento que les proporcionan el poder necesario para hombres completos y todos los venenos de una humanidad pervertida por el privilegio. ¿Y qué les queda para los representantes del trabajo muscular? Una inevitable pobreza donde faltan incluso alegrías de la vida familiar, ignorancia, barbarie y casi podríamos decir una forzada bestialidad”


Mijail Bakunin, Escritos de Filosofía Política 



Cualquier semejanza con lo ocurrido en el Concejo Deliberante en las últimas sesiones es pura coincidencia. O no.

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017