lunes, 15 de julio de 2013

POE Y SU PERVERSIDAD


De una serie de cuentos de Poe , si avizora cierta personalidad de este personaje de las literatura mundial. Yanqui, nacido el 19 de enero de 1809, en Boston , Massachussets, proyectaba sobre sus personajes , determinadas facetas de su personalidad versátil.

Acusado de plagiador, contestó que todos los textos se escribían aprovechando materiales de otros libros. Lo cual no es una novedad. Pero en boca de él era una contradicción, ya que se la pasaba denunciando plagios.

Dentro de sus cuentos hay una serie de conceptos de los cuales él los sufría como víctima. Las bromas pesadas, que según él , lastimaban bajo la apariencia de la diversión, en vez de convertirlas en lo que eran: una franca y abierta hostilidad, bajo la máscara de un chiste.

Otra de las ideas que maneja en los cuentos es la cuestión de la perversidad: uno de los impulsos primordiales del corazón humano, una de las facultades primarias indivisibles, uno de esos sentimientos que dirigen el carácter del hombre. Y para ello pregunta. “ ¿quién no se ha sorprendido a sí mismo cien veces en momentos  en que cometía una acción tonta o malvada por la simpe razón de que no debía cometerla?¿ no hay una tendencia permanente en nosotros que enfrenta descaradamente al buen sentido, una tendencia a transgredir  lo que constituye la Ley por el solo hecho de serlo?”

También habla de la investigación policial. “L os  oficiales se sentían satisfechos. Mis modales los habían convencido…” en una crítica feroz a la insulsa investigación policial. A lo erróneo de sus conclusiones. Unos simples buenos modales lo zafaron que duden de la bondad de alguien que acaba de matar a un ser humano. Y termina confesando él , de la bronca que le daba que no lo descubran.

La creencia de los musulmanes de que un arco iris  es el paso entre el tiempo y la eternidad. Algún que otro agravio a los italianos como negar la virtud a la mayoría de ellos, ya que “el entusiasmo que fingen se adapta al momento y a la oportunidad, a fin de engañar a los millonarios ingleses y austríacos.

Sobre la sospecha de un sueño en pleno sueño. Preguntarse adentro del sueño si se está soñando verdaderamente. La sospecha nunca deja de confirmarse y el durmiente termina por despertarse.

Tiene una obsesión con el ocultamiento de los crímenes y sus posibles confesiones. El autor del crimen lo quiere ocultar pero no puede con su culpa. La perversidad como antinomia de la frenología de la razón que me aleja del abismo que me acerca a la pasión.

Los límites entre la vida y la muerte son finos cuando te entierran vivo, dice Edgar Allan Poe y sus cuantos sobre la catalepsia. Esos enterrados que terminan por despertar en su propia tumba. La acreditación de ello es la posterior apertura de la tumba rasguñada con halos de desesperación. El bufón traidor que se venga del rey que se burló de él. La soledad traducida en un péndulo que vibra con sentido más profundo. Y la melancolía más profunda transportado a las preguntas sobre meras nimiedades .

11152 visitas al 20 de marzo de 2017