lunes, 16 de julio de 2012

LAS VIRTUDES DE LA NEGACIÓN


Boca arriba. Manos tras la nuca . Tranquilidad tan difícil de conseguir. Para algunos un insulto a la dinámica. Mirada hacia la nada. Cabeza ocupada pero no tanto. Laburo sincero pero vil. Cambios. Honestidad brutal que termina perjudicando el futuro. Ignorancia . Números bobos. Forros que lo único que hacen es forrear y forrarse de imbecilidad crónica. No mejor que sí. Delimitación de la acción confusa funcionalmente. Caos funcional. Falta de discernimiento influído por un sinfín de intereses. Contra los que ya intentó el Quijote. La economía es la fiel rectora. Y cada cual atiende su juego, y el que no una prenda tendrá.  Todo el día jugando a ser un homo economicus. Desgastante.

Todas las cosas, ya lo dijo un teórico prohibido, no se hacen con el único fin de enamorar mujeres, como decía el Negro Dolina (“discúlpeme, ¿le falta mucho?”, para vos Marbosi). Otro teórico decía que el móvil determinante es nuestra economía. Pero de dinero no se habla. Se roba directamente. Y la vergüenza consiste en que te vean. Lo que te da de morfar. Si, así de básico. Disimulos. Y otras especies de idiocias. Prepararse para enfrentar esto es insoslayable. ¿No? Quien tenga la posibilidad de hacerlo, bienvenido. Quién no, ah… cada cual que atienda su juego y el que no una prenda tendrá.

Si es tan fácil vivir al amparo de la estructura lógica de las leyes. ¿Por qué no se hace lo que se tiene que hacer? Por qué esa necesidad de transformar todo a cada instante? Si no pude apehender ni siquiera el instante que acaba de pasar? Que le pasa a la realidad que es tan ciclotímica y cambiante y retorcida?. Tan antimoral cristiana? Tan caótica? Que realidad tan enferma de humanidad.


Los afectos son tan efímeros, maltratadores, lastimeros, victimizantes que el amor se transforma en un juego inteligente para manipular en pos de un interés aberrante mayúsculo. Lo peor de todo es que están las voces que te revelan como una verdad nueva y absoluta:”no existe más el amor, vos sos un romántico, el último de los románticos”. Falta de discusión acerca de las contradicciones. Todo tiene que encuadrar perfecto, sino no. Susceptibilidades por doquier. Influencia televisivo-mediática en la resolución de conflictos vinculares. Mentes idiotas carcomidas por esa falta de discernimiento y conciencia mediática.

El no es antipático. Desgasta . Genera enemigos, reacciones. Delimita. Cierra puertas. Niega al otro en su ser susceptible. Se lo hace personal. Imposible no hacerlo en un mundo narcisista cuyo contexto funcional reclama a cada paso la soledad de los hombres para que fielmente le sirvan.

11152 visitas al 20 de marzo de 2017