sábado, 7 de julio de 2012

ARISTOFANES ESTUVO EN EL TEATRO ARGENTINO CON LISISTRATA


“La mentira sistematizada crea una verdad aparente” (crepito )


El pasado viernes 6 se presentó en el teatro argentino (arriba) Lisístrata, una obra griega de Aristófanes que trata sobre la guerra y su relación con el sexo, excelentemente interpretados por internos de la Unidad 5 de esta ciudad.  El elenco femenino era: Lisístrata (Adriana Rodríguez), Praxágora ( Karina Furtado) , Lámpito (Noelia Rodríguez), Artemisa (Liliana Gómez) y Mirrina (Pamela González), entre las mujeres . Y del elenco masculino Marcelo Díaz, que interpretó a Cinesias, Ariel Zelaya que hizo de Mikos, Rodrigo Miño que era Blépido y los soldados Iván Rebollo y Fernando Cufré. También conto con la participación especial de Alexander Niño Hernández, todo bajo la dirección de Gabriela Lorusso , que viene pegando fuerte en la cuestión teatral mercedina, una profesional que bajó de las tablas porteñas en que se formó para desplegar toda su capacidad artística en esta ciudad.


La obra es una comedia de la Grecia antigua ( data del 411 antes de cristo) de Aristófanes, poeta cómico griego, nacido en Atenas. Se cree que vivió entre el 445 y el 386 antes de cristo. Sus obras versan sobre sátiras políticas y literarias entra las que se pueden mencionar: Las nubes, Las avispas, Las ranas, Los acarnenses, La paz, Los Caballeros, La asamblea de las mujeres y por supuesto esta obra que está adaptada a nuestra cultura en un gran trabajo de dirección, actuación y de escenografía.

Lisístrata es una mujer a la que se le ocurre terminar con las guerras. Y como solución proponía la abstención sexual de las mujeres hasta que sus maridos guerreros firmasen la paz. Se van a encontrar en problemas cuando se encuentren con ellos que no querían saber nada con las medidas que habían tomado sus respectivas. En un intento lisístrico inverso de analogía de los griegos con los hippies terminó ganando el hagamos el amor y no la guerra. Pero en el fracaso de Lisístrata la guerra siguió existiendo. Y  el amor también. Y una frase que remata el final que esboza que a las mujeres nunca se las relacionaría con la guerra por esa cuestión fálica de la espada y de la mina que esperaba eternamente a su Mambrú se fue a la guerra, no sé cuando vendrá ja ja ja, ja ja ja, no sé cuándo vendrá. Y encima se reía porque sabía que él se iba y aparecía la libertad. Era el momento de Ellas, de su libertad. Mientras el muchacho peleaba y defendía a la guerra ellas tejían escarpines de los hijos de sus amantes.  Sin embargo, hay mujeres como Margaret Tatcher que sí hicieron la guerra ya lejos de los años atenienses.


Es destacable la actuación de los chicos de la Unidad 5, que bajo la dirección de Gabriela Lorusso, construyeron el Grupo Renacer y que demostraron una vez más ser unos señores de la actuación, con un público masivo que aplaudió de pie y que emocionó hasta al Director de Cultura. Es una muestra real de que el arte libera.

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017