martes, 16 de octubre de 2012

EL NIETO REBELDE


Caín fue famoso en la historia por ser el asesino de su hermano Abel con quien el señor tenía preferencia en cuanto las ofrendas que el padre de ambos le había dicho que tenían que ofertar al cielo. Su padre fue el pecador que mordió la manzana y su madre la pecadora que también mordió la manzana que fue ofrecida por una serpiente. Esta es la historia oficial que escribió el señor desde los cielos. Un dios bondadoso, todopoderoso y castigador de quienes no le obedecen. Caín fue el grano en el traste de este dios correspondiente a los católicos que en el momento en que mata a su hermano por una envidia arrasadora al ver que sus regalos no eran rechazados por el señor a quienes le debían obediencia debida, dios le perdona su vida mandándolo a un lugar donde no iba a estar protegido por sus virtudes (hablo de las de dios). Las comparaciones, que siempre generaron violencia, llegaron hasta esa época.

La cuestión es que cuando este muchachito malo de la historia   salió a un mundo en el cual era muy diferente al que querría ver un amante de dios, se dio cuenta de la doble faceta que ocultaba esta inmensa entidad al que tantos le rendían culto, homenajes, ofrendas. La razón por la cual la de él fue rechazada fue una puesta a prueba del dios que teóricamente Caín tenía que valorar. Un dios que se reunía con Lucifer para negociar la sangre nueva. El mismo dios que ponía a prueba a la humanidad tenía que ser venerado por la humanidad. Por la defectuosa humanidad. Esa soberbia del dios sabelotodo se vio reflejada en guerras, donde mujeres y niños eran calcinados entre las llamas que prendían sus fieles. Entonces, Caín , que no era tan malo, a pesar de haber matado a su hermano por una puesta a prueba de su dios pensó: si nuestro dios piensa que la humanidad no es de fiar, entonces por qué nosotros tenemos que confiar en él.
 

Otro que empezó a cuestionar a su dios. El anterior era Lucifer. La historia oficial dice que era un ángel soldado más de dios y que le tenía envidia a este. Lo apodaron el ángel negro. El señor decía que para mantener contento a satán le deja una víctima en sus manos para que se entretenga. Dios entregador y negociador con el diablo. Diabluras de un dios. Claro, si se arrepiente de haber creado al hombre , de ninguna manera lo ama con sus defectos. Digo defectos porque amar las virtudes es muy fácil. Después de todos qué son las virtudes. Qué es virtud para dios y qué es virtud para el diablo. Ojo que pueden coincidir. No se olviden que los negocios surgen de los acuerdos. En determinados acuerdos, satán logra que dios lo use sadomasoquistamente como su instrumento, herramienta para los trabajos sucios que dios no puede firmar con su nombre, que no puede ser usado en vano.

Dios creía no haber visto más al rebelde Caín desde que le sirvió en bandeja nada menos que a su hermano para que lo matara, con lo bien que ambos se llevaban.
 

Igual, a esta altura la sordera de dios llega a lugares inhóspitos. "Tené cuidado que te va a escuchar y te va a castigar." Dios no castiga más. Ni escucha más. El mundo se le fue de las manos. Las súplicas de los pobres, los infelices, los desgraciados, los nadies. Empezó haciendo un pacto con los hebreos y ahora pacta con el diablo. ¿Es menester que haya dios?

En resumidas cuentas, Saramago, premio nobel , nos cuenta la vida no contada de Caín, un nieto que se le rebeló a un abuelo que lo quiso poner a prueba tanto como lo puso a su padre y a su madre. Un ser que pone a prueba a otro en forma permanente ¿es digno de ser venerado? Si pone a prueba es porque no confía. Si no confía, no ama. Amar a dios sobre la puesta a prueba permanente (todas las cosas) me parece un poco mucho. Si no confía en mí ¿por qué he de confiar en él?, dijo Caín. No era tan jodido. Es decir, nadie es tan bondadoso, ni nadie tan malvado y todos son bondadosos y malvados a la vez.
 

No hay comentarios.:

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017