viernes, 20 de julio de 2012

FELIZ DÍA DEL AMIGO


Militancia ardua. La de la vida misma. Durante todo el día. Todos militamos de alguna manera. En la vida. se la hace peleando. Contra la corriente. O no. Pero todos militan. Aunque ese término resulte político. Digo “aunque” porque parece ser que lo político es mala palabra. Depende los círculos en los que se maneje uno. En círculos de amistad podés hablar de todo. Porque para qué están los amigos sino para ser escuchados. Un día del amigo como hoy nos llenamos la boca hablando de un día enteramente comercial. Amigos se cuentan con los dedos de una mano. Y sobran. O tenemos a Roberto Carlos que nos habla de un millón de amigos.

Pero un amigo de verdad está dispuesto a escuchar las peores atrocidades de su “amigo”. Desde los peores puteríos hasta la venta de un compañero. Está dispuesto a escuchar acerca de sus fracasos, porque del éxito es más fácil hacerse amigo, de los viajes a Europa, de los autos y pilchas nuevas, de la compra de propiedades, de la venta de las mismas , de las billeteras que matan galanes y amistades también. En fin, es fácil hacerse de amigos que estén a la altura de la ola de éxitos, que estén en la cumbre de la ola. Esa ola que siempre tiende a romper. Y quien está en la orilla esperando que rompa y te tiende una mano para que te levantes y lo intentes de nuevo. Ese es el verdadero AMIGO.

Las ambiciones extremas alejan, destruyen, quitan tiempo a una charla. A unos mates quizás. A esas cosas que te llenan el espíritu de grandeza. El identificarte con el dolor ajeno. Lo otro va  cerrando puertas. Campanadas rotas que llevan consigo cuervos cual palomas mensajeras de mensajes en forma de bocanadas de fuego. Eso incendia una posible amistad.

Por eso, resistir. Un feliz día del amigo a quienes están esperando que rompa la ola para tenderme una mano para levantarme, en las malas, siempre. En las malas.  

No hay comentarios.:

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017