lunes, 30 de enero de 2012

LA CONSTITUCIÓN DE PAPEL (HIGIENICO)

Y si, de a poco se va apagando un día agotador. Mientras, se enciende el sueño dormilón del cansancio. Uno se va haciendo quizá un resumen banal del día. De lo que vivió en un mar de síntesis que nunca llega a ser tal. Nunca es poco, siempre es más y más sucesos.
Sin embargo, la gratificación que causa la tarea terminada y el haber cumplido con una jornada que nunca finaliza. Porque mañana empieza otra. Espero que no sea igual, ni circular ni diaria. Aunque lo será. A menos que algo glorioso te arranque de la rutina cruel y pegadiza.
El estudio de esas sociedades que lo único que dan cuenta es que se inventaron para la acumulación del capital en manos del hombre. Y que a sus pies quedan los hombres.  Y es así donde se va forjando esa maldita desigualdad que genera odios, miserias, mentiras, proezas. Que nos hace mirarnos distintos y que nos iguala en esa mirada de desconfianza. Miramos distinto.
Seres humanos que se creen distintos porque simplemente ostentan más bienes que otros. Se genera odio de un lado y del otro. Competencia nunca sana que llega a extirpar los ojos de los que juegan el juego. Se debería tener un gran oftalmólogo para que cure las heridas oculares de quienes se animan a jugar a un juego siniestro que consiste en sacarle los ojos al de al lado para ser más originales.
Es el momento en el cual también se engendra la terrible venganza alimentada por el odio y el rencor de quien tiene nada. Las balas insensibles y una daga lo reflejan día a día  en la tv que nos ve y se ríe de nosotros alimentándonos el odio y haciendo muecas para que nos distraigamos de la charla de quien tenemos al lado, generando más incomunicación y extrañeza hasta en la persona que convive con nosotros. Nos chista a cada rato para que veamos las nuevas piruetas que hace. Nosotros la miramos y quedamos estupefactos imitando cada una de las piruetas pero en nuestra vida real. Así nos va.
En fin, un agotador día de viajes en educación de una constitución forjada por hombres que un día construyeron una Nación en 1853 con la consecuente utilización que se le dio a la misma en décadas posteriores: un buen lugar al lado del inodoro para limpiarse el traste cuando tenía que hacerse valer sobre todo la primera parte de la misma.
La parte que nadie quiere usar de papel higiénico es la de la reelección presidencial. Eso es clarísimo. Y la que confiere al poder tener más poder para dictaminar un estado de sitio.  Esa quedó intacta.
Los bancos de la facultad de derecho son testigos de que esa parte no la enseñan. Son bancos incómodos en los que se dificulta hasta sentarse. Y cuando lográs sentarte parece que va a venir el cura a dar la misa, aunque seas judío, musulmán, buda o de la religión que se te ocurra. Bancos funcionales a la falta de rueda de debate. Nadie se anima a discutir los preceptos que dictan los profesores y su discurso ni su meta discurso ni su bajada de línea. Ni a reaccionar ante cualquier injusticia. Preparándose aún para ser justicieros futuros. El valor justicia. ¿Qué será? Seguro distinto a todos y cada uno. Un valor que tan vehementemente menciona ese papel higiénico llamado Constitución Nacional. Nada más ni nada menos.

martes, 24 de enero de 2012

FAMILIA, SEGÚN UNA CATEDRA

De la evolución de la Familia, según un manual de derecho de familia de Zannoni y Bossert, catedráticos de la facultad de derecho (uba), surge que, luego de un entretenido análisis que efectúan de la evolución de la institución familiar que va desde la endogamia matriarcal hasta la familia como sostén espiritual de los hombres, este último estadío (el espíritu familiar) le brinda a un individuo que la integra una “noción de propósito común de beneficio recíproco”, así como también “afecto permanente” y  “vínculos de solidaridad”, todo esto con mayor intensidad que en ninguna institución de la sociedad. Muy gracioso todo. Una aguja no les vendría mal para que puedan pinchar las burbujas donde viven o dejen de tomar pastillas que nublen la vista o esas que son para dormir y no ver la realidad , a lo mejor.
El calibre de intensidad con que postulan estos autores a la familia como la “célula fundamental de toda sociedad” es puesta en discusión desde el dato que revela  que gran cantidad de chicos se crían en las calles sucias repletas de basura que los deficientes servicios públicos no alcanzan a limpiar. Y se dedican a limpiar más a esta gente a las que confunde con la basura (Capital Federal).
Hay una nueva institución: la calle, que sobrepasa con creces a la institución familiar que no todos poseen. Los llamados vínculos de solidaridad que estos autores utópicos suponen que existen en la vida familiar se ven desdibujados a la hora de la repartija de bienes cuando un ser querido(?) muere . Son sobrados los ejemplos  que se traducen en extirpaciones oculares entre hermanos y cónyuges en uns sucesión y lamentable espectáculo de cuervos.
Los guachos que desde muy guachos lo que primero que aprenden es el sentido de la propiedad privada. ¿de quién es esta manito? De magolla ¿de quién va a ser? Lucha fraternal a ver quien saca la mejor tajada. Aves de rapiña que se sacan los ojos delante de una autoridad que perdió los ojos en una lucha similar.
El “afecto permanente” a que hace lugar la hoja en la que escribieron estos optimistas de la institución familiar se contradice con la realidad de la familia , cuya cabeza no tiene trabajo y ello se traduce en violencia, traducido en denuncias en comisarías de mujeres golpeadas que son derivadas a hospitales.  Carencias económicas básicas que se traducen en violencia familiar, alcoholismo, drogadicción y otras cosas peores. Gente que no encuentra respuesta a un sinfín diario de demandas que devora todo atisbo de afecto y menos permanente, que está felizmente redactado por estos doctrinarios.
Finalmente, la noción de  “propósito común de beneficio recíproco”, como si se tratara de que es una familia que cotiza en bolsa. La idea de familia-empresa es ridícula. El vínculo afectivo-empresarial. Es como pensar que en una empresa los socios son afectivamente comprensibles y tienen entre sí  un sentimiento recíproco de amor verdadero. Es la gran mentira del affectio societatis, maquillando una situación inexistente de amistad hasta con el socio que no es rentable para la empresa. Dudosa afecttio. Porque te quiero te aporreo.
Por último, la noción de propósito común. Cuando la familia es un conjunto cuyos propósitos individuales van de la mano del contexto en el que está inserta. La misma sociedad que incita al individualismo acérrimo y la competencia salvaje donde todo atisbo de propósito común es devastado por las aspiraciones individuales que cada ser tiene en ese conjunto de personas unidas por lazos sanguíneos. Ni hablar de evolución. Cuál es la evolución de la familia. Qué término más subjetivo “evolución”. Cuándo evolucionan las cosas. Cuando involucionan.
Análisis reduccionistas que se enseñan en la facultad de derecho de la UBA. La familia que enseñan está muy lejos de la realidad. Al menos en esta cátedra. Sus teorías carecen de interdisciplinariedad económica, política, social y su encuentro con la realidad cotidiana. 

domingo, 22 de enero de 2012

Becarias lindas de la white house

¿Por qué el gobierno de Estados Unidos se empeñan en tener becarias en la Casa Blanca? Ya sabemos el famoso affaire Clinton-Lewinsky y el caso que le costó  un escándalo al mandatario yanqui en su afán de satisfacer sus fuckin’ deseos sexuales.
Pero al final los yanquis no aprenden. Las becarias tampoco. ¿cuál es su función? ¿qué debe hacer una becaria y que no?
En fin , el gobierno yanqui tiene una nueva becaria de la mano de una chica de 26 años que se semidenudó en la revista Maxim. No son feas las becarias. Bah, Lewinsky no era muy linda que digamos. Aunque la belleza y su apreciación es una de las cosas más subjetivas que tienen los sujetos, de quien no emana otra cosa que no sean cosas subjetivas, por más que algunos insolados  piensen que lo objetivo existe. Tienen un peinado similar al de Mónica Lewinsky, cual si fuera el modelo de becaria a seguir. La nueva se llama Alí Campoverde y tuvo un efímero papel en Constatine, la película que protagonizó quien fue Matrix. Licenciada en gobierno, la nueva becaria tiene curvas prodigiosas y una estampa, cuyas tentaciones serían difíciles de sortear para un presidente, gobernador, intendente,albañil, un heladero, un juego , un pizzero y para no poner etcétera puedo seguir nombrando, pero como dijo el huevo largo Neustadt “dejémoslo ahí…”, sin perjuicio de que no lo dejen sólo.
Cumplan la función de estas becarias de Harvard, una institución que expidió o escupió un sinfín de presidentes miembros de sociedades secretas. Los presis no son ningunos idiotas. Tienen la cara nomás. Y menos a la hora de elegir becarias.¿ Habrá becarias gordas o feas? Me gustaría conocer alguna.


jueves, 19 de enero de 2012

TRAICIÓN

Las cosas se hacen cada vez más sórdidas cuando se pone a pensar o se le cruza por la mente una traición en puerta. Siente mucha paranoia. En cualquier ámbito de la vida. La traición es una cosa que en principio no se ve. Se ve en la excepción. ¿O será al revés? Principios y excepciones se confunden en una cosa y se hace imposible establecer cuál es uno y cuál el otro. La excepción se hace carne con el desengaño,  puñal del cual es difícil salir ileso.
Sin embargo, las cosas cambiaron cuando creyó que todo estaba perdido y alguien encendió la mecha de la vida. Ahí resurgió de sus propias cenizas en un elixir que se llama vida o revida para empezar de vuelta. Volver a empezar, le cantó Lerner hasta que un día el pájaro que alzó vuelo nuevamente se estrella contra una ventana recién cerrada y otra vez  no hay quien lo levante. Es la vida o la revida o la reconcha de la lora. No encontró respuesta. Fue el momento en que entró en  amor odio por las aves, que representaban su vuelo o  choque contra las paredes queriendo penetrar la materia, que es impenetrable.
Peor aún fue la sospecha de traición. Esta no pudo ser desasnada con nada. Entró en un sinfín de comienzos y se perdió en los confines de los fines que nada tuvo que ver con lo empezado a hablar. Sí, es muy confuso.  Como la cabeza de quien sospecha de traición.
Confusión, mar de dudas, océanos de tristezas, melancolías que hielan la sangre y paro cardíaco.  La misma sospecha en el mismo lugar de la misma persona y todos son culpables de un mismo crimen, con testigos falsos, verdaderos y no tantos. En un sinfín de confines y convites a almorzar duro un suicidio oscuro a falta de sentido en las preguntas y respuestas nulas.
No dijo nada. Dijo, pero no entendí nada. Porque hablaba en clave como los códigos de la mafia. Porque se comunica más a través de la informática que a través de la charla cotidiana y el mate.

martes, 17 de enero de 2012

pibes

Acabo de llegar de una reunión donde se habló de política. Jóvenes discutiendo política , después de años de apatía juvenil y política sobretodo. El resultado de las charlas es casi nulo, o no. Quizá no tanto para una verdadera praxis política sino para un desarrollo espiritual y cognoscitivo de la política en sí. Pero lo que se lleva a cabo después da la pauta de que no son meras marionetas manejadas por los medios de comunicación, son militantes. Esa es la sensación que me da. Una agrupación que perdió las últimas elecciones a centro de estudiantes luego de haberse dividido de otra. Pero en las discusiones se ve un gran poder de crítica de la juventud con respecto a una realidad de la que se hacen cargo. Y se comprometen cuando de atrás les clavan los puñales de los que no pueden ver que la juventud se politiquice.  Cuando con la crítica se construye, van construyendo los cimientos de un mundo mejor. Sí, desde una mesa. Y así avanza la historia. De statu quos que chocan entre sí y fundan uno nuevo. Molestan porque discuten. Cuando sus detractores desean que sean calladitos , educaditos, peinaditos con Glostora como en la época en que no se podía decir nada, porque eras boleta. Años de silencio. La apatía generada por una dictadura emanada de la infraidiotez de un sistema hegemonizado por Estados Unidos hoy en plena decadencia y financiado por sus multinacionales como Caca cola, Mc dollars y otras compañías empeñadas en vaciar los productos brutos internos de los países que quieren salir adelante. Que hoy inundan el mercado y explotan a sus trabajadores de tal modo que generan conflicto y competencia entre ellos de modo tal que no se agremien de ninguna manera y todos los modelos societarios argentinos adoptando estos métodos de división del trabajo y deshumanización en pos del beneficio empresario y explotación capitalista.
Pero bueno, es demasiado poderoso el sistema planteado apoyado por las leyes que el estado legisla “al servicio de la comunidad”. Como la institución policial, cuya credibilidad es cada vez más nula. “Un monstruo grande y pisa fuerte”, dice León. Y una reunión política es una fuerza mínima con virtudes y defectos, de los cuales podemos comparar con una escupida en un océano. Y precisamente el océano no son las virtudes. Pero escucharlos en debates políticos da una mínima esperanza. Todavía no se rindieron y luchan ante todo, luchan. Porque se forman  con cada vivencia y, de alguna manera, se  educan con la realidad como primordial compromiso. Admiro sin embargo, el espíritu de pibes  que quieren hacer un mundo  menos peor. Porque este les duele. Nos duele.

viernes, 13 de enero de 2012

Si de blogs se trata.

Los blogs son el nuevo fenómeno de la literatura . Qué bárbaro. Algunos dicen que la literatura del nuevo siglo reemplazó a la del siglo pasado. Otros son irrremplazables, los libros, por su contextura. Pero en fin, son los que nos dejan viejas sensaciones y pensamientos.
Los blogs atraviesan nuestras pupilas y se insertan en nuestras vidas de relación no relacionándonos con los otros sino a través de la pantalla, una inmensa compañía virtual en soledad real. Paradojas de la vida. Hablamos más palabras escritas que verbales. Cuando antes había una crisis de legitimación de la escritura por quienes pensaban que eso era “cosa de putos”, de diarios íntimos de minitas. Nunca faltaron los imbéciles mentecatos de siempre . afloran desde donde menos se los esperan. Desde las mallas de todo tipo de poder. Qué va a ser o que va se o que le vamos a hacer. Hay que lidiar con tanto estúpido en el mero afán y osadía de sobrevivir.
La cuestión es que los blogs es la descarga de esas vivencias. Queda a la vista de todos. Poder decir que uh mirá lo que dice este. Que boludo que es o que bueno lo que dice. Para eso están los comentarios spam y no tanto. O mejor, todavía hay gente que reflexiona.

jueves, 12 de enero de 2012

Los intermediarios

Juan es un intermediario. Su vida es todo un tema. Quiere dejar todo para después. Aunque los asuntos lo acosan a diario. No tiene descanso. Tiene mucho por decir. Y lo dice, sin pensar lo que dice. Total no hay que pensar en este sistema, hay que actuar sin pensar. Hay que aparentar, complotar, hundir y ganar a costa de los demás. Hay que intermediar. Está buenísimo. A juan le enseñaron de chico a que cada cual atienda su juego en el Don Pirulero. Ahora es lo mismo, pero de grandes.
Traje y corbata para aparentar limpieza de juego. Aparentar preocupación por los asuntos ajenos, como buen porteño de ley (bersuit). Hacer creer que se siente a tono con lo que piensa el representado y es más que lo sentís tanto como él. Pero igual lo representa porque ese es su función.
Las bajadas de miradas al mero enfrentamiento. Tiene mucho que ocultar. El y sus pares. Saben que son garcas y se regocijan de ello. Entre ellos hablan de que salvan a la patria. Que son imprescindibles. Son parte de un engranaje que reproduce representación a un ser irrepresentable. El hombre no se representa, se vive, se siente, se sufre, se muere.
Van pensando cómo cobrar las migajas que le sacan a un bolsillo ínfimo que apenas llega a cobrar. La histórica mano del obrero queda lejos de su producto porque el representante se llevo  todo a su sucucho. Sea donde sea.

El conflicto es el determinante de las relaciones. Si no hay conflicto se lo fabrica, se lo construye. Ni pensar en la fraternidad humana. El conflicto hace surgir intermediarios de debajo de la tierra. Donde nadie los llama, ellos van. Van al contrario de la sirena. Cuando esta suena, se tiende aparecer. La sirena de estos es que nadie los llame. Ellos aparecen solos. En cada accidente de tránsito, en cada hospital, en cada década. Históricamente se los llamaba sofistas. Conocidos por su forma de argumentar. Le mienten a la gente. Manipulan las reglas con una sonrisa de muchos dientes hiperblancos y tostados por la cama solar, siempre a la moda.
Muy lindos físicamente por la fortuna en estética que gastan. Sin un sexo específico. Los hay de todos los sexos. Masculino, femenino, putos, putas, lesbianas. La condición sexual no es condicionante para el intermediario.
 Lo indirecto es su plato de comida. Lo directo es violencia. Y la violencia, la partera de la historia, es un mecanismo indecente, justificación de los débiles e impotentes, dicen desde un sofá con un té en la mano mirando TN en un plasma que compraron reproduciendo violencia.
Constructores del conflicto, ahí están. Proponiendo soluciones a conflictos que ellos mismos generan. Creyendo imprescindibles. ¿Lo son? Una sociedad que no necesita intermediarios y que se vale por sí misma es una sociedad realmente libre y digna.

jueves, 5 de enero de 2012

LOS IMPRESCINDIBLES

En unos de sus cuadernos de apuntes encontró la frase: “y si la muerte sólo vale la muerte”. Pensaba que la vida tenía un sentido enorme en ese momento en que no sabía si se iba a morir o iba a vivir para contarlo. El creía que estaba muriendo. Y se le ocurrió el momento en el cual había nacido. Y pensó en su vieja. Pensaba que el primer abrazo amigo que me abrigó cuando nací fue el de mi vieja. Y ahí está pobrecita. Si supiera se muere.
Hoy la quería tener al lado pero ella ya estaba del otro lado de la vida. Ya había vivido mucho. Ya estaba tomando mates con la luz al final del túnel. Y se dijo.: la muerte no puede sólo valer la muerte. Y se dio cuenta que el legado que había dejado en vida lo iba a ayudar a no desaparecer nunca de la vida de los demás. Y se quedó tranquilo. Contento para siempre.
 Cerró los ojos y ya estaba listo. Para irse para siempre. Ese día se despidió de todos y  se puso al tanto de la vida de todos. Para repetir la historia. Vio todo negro. Ya había cerrado los ojos. Se dormía lentamente como suspendido en un tul que lo llevaba volando por los aires. Mal no le hacía porque siempre estuvo aferrado a la tierra.
Sin embargo, tuvo la suerte de volver a abrir los ojos en un eterno letargo para ver que todos seguían donde estaban. Iban de a poco para no molestarlo. Le daba un poco de vergüenza que lo vean así, pero ya estaba jugado y se dedicó a disfrutar de cada segundo a su alrededor. Pero no podía porque le dolía todo. Pero estaba otra vez. Mejor lo dejo para la próxima. Tengo mucho que perder. Pensó. Todos lloraban menos él, que no sabían que todos lloraban a escondidas de él. Seres imprescindibles que dan su salud por mejorar un cachito la de los demás. Hombres que luchan toda su vida. Hasta la muerte. Esos son imprescindibles, según Silvio Rodríguez, y creo que tiene razón.

miércoles, 4 de enero de 2012

Los arboles

Ahí está. Queriendo dejar un rastro del pasaje por su vida. Contando lo que nadie habla. Lo que nadie ve. O lo ve y se hace el zota o sota. No me acuerdo con qué inicial. Pero así lo dice un amigo. Un tipo despreocupado pero inundado de preocupaciones. Su preocupación es pasarla bien en una vida que quizá mañana termina. Pero no es la intención mencionar a su amigo. Sino de hablar de él y de las cosas que surgen de escuchar a los árboles cantar.
De ello surge mucho para escribir. Como si te dictasen a cada momento lo que tenés que decir. Acá pasé a primera persona del singular porque me pasa todo lo que le pasa. Esos sabios árboles que lo ven todo desde allá arriba cuyas raíces de experiencia lo aferran a la tierra como cable a tierra de nosotros mismos.
“Chupate un matecito que el hambre se va”, Arbolito canta desde la reivindicación de los vulnerables del sistema. El hambre, la pobreza, la miseria, la bronca impotente de la injusta desigualdad. Son un paisaje que nadie ve, ni nadie que la esté pasando bien quiere ver. Como mecanismo de defensa ante una realidad que nos pega cada vez menos de la mano de evasiones permanentes de todo tipo. Parece que cada vez se inventan más cosas para conectarnos cada vez más  y comunicarnos cada vez menos.
Le piden a dios que baje y le preguntan “¿qué hicieron de tu creatura padre?” y una vez más resuena la frase de Niestzche de que dios ha muerto , de que lo hemos matado nosotros. Como una catarsis secular que el hombre tomó en sus manos en pos de su individualista razón que tomó el poder dando comienzo al iluminismo, oscureciendo cada vez más las clases más vulnerables.
La inspiración musical ancestral que une espíritu y cuerpo, que une pueblos en plena beligerancia, que determina estados de ánimo, que muere por algo que nunca va a ser porque ya es otra cosa. La música como musa inspiradora. Valora el esfuerzo de todo ser humano. Quien se esmera por cagar más alto que el culo también tiene su música de mierda. Perdón por la expresión pero esas cosas lo exasperan. Tanto como a mí.
La ciudad donde vive está plagada de esa gente. Y él aborrece a esa gente. Le da por las pelotas  llegar a un lugar y lo miren de arriba abajo para ver lo que tiene puesto. Como si la pilcha determina si sos o no un ser humano. A lo mejor si los trajes fueran transparentes se vería la guita que se acaba de afanar un político, o un empresario. Pero son tan lindos a la vista que no importa lo que esconda, como la sotana de los curas. Que muchas desgracias y miserias más esconden. Pero eso sí son prolijos. Mente catos. Cuando te miran están mirando tus finanzas para ver lo que sos. Tus logros, tus éxitos. Si tenés propiedades. Proyectan sus frustraciones en los demás. Si no estás peinado con Glostora con raya al costado con peine y con el perfume más caro sos un negro de mierda, un hippie, un bohemio o peor, un zurdo o puto.
La ciudad de Videla. Pero también la ciudad de Felipe Pigna. Una ciudad conservadora de todo menos del ser humano. Al que esconde, desaparece. Donde la vida cuesta poco en manos de un grupo de pendejos bien vestidos que “ajustician” a un “villerito” que nadie va a reclamar. Y si lo reclaman, tranquilos que hay contactos.
Pero también están los arboles. También están los artistas, que todo registran y que todo cuentan en sus canciones, en sus obras de teatro, en sus poesías. Pero también existe la solidaridad en nombre de Candela, los afectos en un momento tan especial como el nacimiento de un hijo, el apoyo incondicional de amigos, hermanos, padres y aún en el fracaso, porque es fácil acompañar el éxito. La soledad acompañada de mis amores.  Y los árboles que fueron testigos de lo más lindo y lo más feo de la ciudad que mientras menos se empeña, más linda es, con todo lo feo que tiene. También es bonita la ciudad de la que tanto despotrico. Porque esté en el lugar donde esté siempre va a estar esperándome.
“Uno nace donde le toca; nace, crece, vive y muchas veces se muere donde le toca; en un pedazo de mapa al azar, entre tal calle y tal otra, en una esquirla de la civilización, en unos pocos y pobres metros en el mundo; pero aunque uno pase toda su vida intentando escaparse, intentando ser de todos los lugares y aunque uno se arranque la piel e intente olvidarla, unos siempre sabe que en algún domingo en el más frío como todos los inviernos o en la noche más larga de todos los veranos, siempre va estar la ciudad, su ciudad, esperándolo.” Recitado. Agarrate Catalina


11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017