viernes, 15 de abril de 2011

EL 14 BIS NO SIGNIFICA DOS BORRACHOS

Para los amnésicos, ciegos o ignorantes ¿se acuerdan?:
“Art. 14 bis.- El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial.
Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo.
El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.”

El resaltado es del autor.
Corren tiempos de cambio. Donde la gente pierde el miedo. En una ciudad donde el miedo fue la moneda corriente para dominar. Donde te lo quieren inculcar desde que nacés con el respeto a la autoridad, cuando esa autoridad tiene que responder a lo que todos quieren, como bien lo exponen los autores que se llenan la boca hablando de democracia.
Los trabajadores judiciales están luchando por un salario mínimo, vital y móvil, como lo expresa la Constitución Nacional, un derecho tan legítimo y constitucional como el derecho a huelga.
Parece ser que las facultades de derecho del país se tienen que empeñar más en enseñar a leer la primera parte dogmática de nuestra bellísima Carta Magna que tanta sangre costó conseguir. Algunos magistrados y funcionarios la pasaron por alto al querer criminalizar la protesta social y al coaccionar contra sus empleados influyendo en su voluntad para que no ejerzan un derecho que habilita nada más ni nada menos que la Ley que rige el derecho interno de nuestro país, que está por encima de todo el ordenmiento jurídico y que tienen la obligación de ejercer el control difuso de constitucionalidad para no aplicar normas que contradigan la Ley Fundamental.
Se realizaron ya varias jornadas de paro con asamblea y retiro de los lugares de trabajo. 2000 pesos es lo que cobra el escalafón más bajo en la escala salarial del Poder Judicial en la Provincia de Buenos Aires.
El gobierno de la Provincia de Buenos Aires le ofreció a la Asociación Judicial Bonaerense un 21 % del 35% que pedía el gremio y no pedir más aumentos durante el resto del año. Un símil de “te doy esto pero no me rompan más las pelotas hasta el año que viene”.
Ante tanto autoritarismo desde la cúpula del Ministerio de Seguridad bonaerense, comandado por el ministro Casal, el gremio consultó con sus afiliados quienes expresaron su disconformidad al respecto y decidieron desde las bases seguir con las jornadas de lucha traducida en mantener las medidas de fuerza con asambleas y retiro de los lugares de trabajo y paro de actividades.
Ante la insistencia del gremio en continuar con la lucha, el Ejecutivo sacó un decreto de la galera que le aumentaba a los magistrados un 26%  y mantenía el 21% del empleado judicial, enervando más los nervios de los trabajadores judiciales que vieron ese gesto como una burla a la asociación gremial y que agranda aún más la brecha medieval que existe históricamente desde el cargo de juez hasta el cargo de auxiliar 5° (hoy con la recategorización)
Con ese decreto despreciativo a las bases que conforman día a día  la actividad del Poder Judicial se realizaron jornadas de movilizaciones masivas a la Casa de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y a la ciudad de La Plata en repudio a la actitud despreciativa del poder de turno al omitir atender a la asociación gremial y decretar aumentos irrisorios sin la conformidad de la parte demandante.
Históricamente, no se había visto en la ciudad de Mercedes semejante movilización. La gente que se va despojando de pruritos y va liberando un espíritu de puesta en cuestión de lo establecido, queriendo gestar una postura activa frente a lo que se le enrostra como statu quo vigente. Hay vientos de cambio en la ciudad de Mercedes y esperanza de que no se callen más voces a palazos ni gestar más miedos desde la coacción a los empleados que quieran expresar su disconformidad con cualquier tipo de injusticia que se cometa , más aún en el plano laboral y tratándose de un derecho tan fundamental como lo es el derecho alimentario que tiene el ser humano por el sólo hecho de existir.


No hay comentarios.:

11.639 visitas al 30 de setiembre de 2017