miércoles, 16 de marzo de 2011

REPRIMIR A LOS DESPOSEIDOS: PRIMER MANDAMIENTO TELEVISIVO

Hay todo un sinfín de Grandes Hermanos en busca de su presa: la clase desposeída.
La clase desposeída que busca romper a ese gigante insoslayable que busca controlar la clase desposeída, a la vera de cualquier precio. En este caso, mediante el derecho penal. Aumentando las penas blumberg (que nunca fue ingeniero) que oscilan como cotizaciones de mercado bursátil.
Un tribunal más que se enceguece en pos de la tan ansiada y nunca conseguida seguridad. Como si aumentando las penas se consiguiera frenar los conflictos sociales. Como si fuese tan fácil. Como si construyendo más cárceles, hay menos cantidad de delitos.
El índice de delitos no está relacionado per se con el derecho penal, en lo atienente a la búsqueda de soluciones. Las soluciones a la cantidad de delitos no pasa por el incremento de cárceles y tener encerrada y marginada a la clase social desposeída que no tiene nada que perder.
El sujeto que nace en una villa y delinque para sobrevivir no va a inhibirse de hacerlo porque el código penal diga 30 en vez de 20. El tipo tiene que seguir viviendo. Entonces, sigue afanando.
 A este panorama desolador se complementa el flagelo de la drogadicción. Y los bolsillos hinchados de los que la comercian a costa de la vida y de la muerte de los infelices que la consumen .Un tipo bajo sustancias estupefacientes no distingue la pena entre robar y matar. Violar y matar. Matar y afanar. Es todo un combo de delitos que el cerebro de una persona (ya devastado por la forma de vida ampliamente desconocida por quienes tienen la inmensa responsabilidad de juzgarlos), no distingue en absoluto.
Enceguecidos meten balas a la realidad que los acucia. Ese sujeto-objeto tan jodido que les viene a arrebatar su propia vida.
Es extremadamente difícil entender esto cuando el delito se lleva a un ser querido, cuando nos toca de cerca; pero una sociedad que da rienda suelta a sus más desesperadas pasiones negativas de venganza es peligrosa en términos de convivencia. La humanidad toda está plagada de estos sentimientos reaccionarios son ellos los que contradicen todo atisbo de construcción social de una comunidad.


Los medios tienen un papel asignado en todo este circo sistemático. Coadyuvan a crear ese pequeño enano fascista y miedoso. El famoso pequeño burgués con miedo. Miedo a perder  su propiedad privada. Cuando el hombre tiene miedo de que le quiten sus bienes quiere más seguridad. Y apoya todo asomo de represión a los desposeídos.   

2 comentarios:

crepito dijo...

grosso

Anónimo dijo...

absolutamente de acuerdo, es tapar el sol con un dedo Si probaran incluirlos en el circuito laboral, educativo, cultural, etc?....será mucho pedirle a los que tienen el poder de aumentar las penas que sean un poquito más creativos????Ma.

11152 visitas al 20 de marzo de 2017